7 TIPS PARA MANTENER TU VALLA METÁLICA

CERRAMIENTO CON PLACA ANCLAJE

La valla metálica es una parte importante de la protección e intimidad de nuestro hogar.

Pero no hay que olvidar que, como cualquier otro elemento, necesitan un mantenimiento regular para que sigan cumpliendo su función y para que conserven su aspecto estético.


El óxido

Hablando de vallas metálicas lo primero que se nos viene a la cabeza es su peor enemigo, el óxido.

Este, no sólo aparece en productos de peor calidad, hay diferentes factores que favorecen la aparición del óxido:

  • Las altas temperaturas pueden hacer que el metal y por lo tanto tu valla metálica se oxide con mayor rapidez. Esto se debe a que el calor acelera la reacción química que produce la oxidación. Por lo tanto, las vallas metálicas que se encuentran en lugares calurosos, como en zonas costeras o desérticas, son más propensas a la corrosión.
  • El oxígeno es otro factor que puede acelerar la corrosión del metal. Esto se debe a que el oxígeno reacciona con el metal para formar óxido. Las vallas metálicas, al estar expuestas al aire libre, están más expuestas al oxígeno que otros objetos metálicos que estén resguardados.

Para evitar que las vallas metálicas se oxiden, es importante realizar un mantenimiento regular. Aquí os dejamos algunas indicaciones para impedir daños en tu cercado metálico.


Revisión de la valla metálica

Es importante revisar nuestra valla metálica de vez en cuando para detectar posibles daños lo antes posible, la frecuencia de este primer paso dependerá de la climatología del lugar en el que vivas.

Cercados Online 7 TIPS PARA MANTENER TU VALLA METÁLICA

  • Si vives en un ambiente de humedad relativamente baja con muy poca precipitación, puedes revisar tus vallas metálicas una vez cada tres meses.

  • No obstante, si vives en un área con temperaturas extremas, con mucha lluvia o en un área nevada, es necesario revisarlas todos los meses. De esta manera, evitarás que las vallas se oxiden.

La inspección debe realizarse de arriba abajo, prestando especial atención a los siguientes puntos:

  • Oxidación: Busca la presencia de óxido, que se manifiesta como una capa de color marrón rojizo. El óxido puede debilitar la estructura de la vallas metálicas y hacerla más propensa a la rotura.
  • Fisuras: Busca la presencia de grietas o fisuras en el metal. Las grietas pueden debilitar la estructura de la valla metálica y hacerla más propensa a la rotura.
  • Roturas: Busca la presencia de roturas en el metal. Las roturas pueden provocar la caída de las vallas metálicas.
  • Desprendimiento de pintura o lacado: Busca la presencia de desprendimientos de pintura o lacado. La pintura o el lacado ayudan a proteger el metal de la corrosión.

Lavado

Si tu valla metálica se encuentra muy sucia te resultará difícil encontrar posibles daños e incluso favorecerá a su corrosión, por eso, es importante mantenerla limpia.

Si el cercado se encuentra en una zona donde se ensucia rápido lo ideal es limpiarla cada dos semanas, de lo contrario, con una vez al mes será suficiente.

Tips de limpieza:

  • Enjuagar con agua o toalla húmeda. (Limpieza estándar)
  • Utilizar jabón (neutro para evitar dañar la pintura) en zonas más sucias. (Ej: Excrementos de aves)
  • Si la valla está muy sucia, puede ser necesario usar una manguera de jardín para enjuagarla antes de comenzar a limpiarla con agua y jabón.
  • Después de limpiar la valla metálica, es importante secarla completamente para evitar la formación de moho o óxido.

¿Qué hacer si encontramos daños?

Si después de revisar o limpiar nuestra valla metálica localizamos algún daño, ya sea óxido o alguna grieta en la pintura, actuaremos lo antes posible evitando que  se extienda al resto de cercado.

Cercados Online 7 TIPS PARA MANTENER TU VALLA METÁLICASeguiremos los siguientes pasos:

  1. Rascaremos la pintura agrietada-despegada o el trozo de metal que se ve en mal estado con un cepillo de alambre.
  2. Si vemos algún agujero se puede rellenar con masilla para metal.
  3. Aplicar líquido desoxidante para terminar de limpiar la zona a tratar.
  4. Echar dos capas de imprimación respetando los tiempos de secado entre capa y capa.
  5. Aplica la nueva pintura. Usa una pintura de calidad que sea resistente a la intemperie y al óxido. Aplica dos capas de pintura, dejando que cada capa se seque por completo antes de aplicar la siguiente.

Con estos consejos conseguirás que tu valla metálica te dure muchos años e incluso repararla si hace falta.

 


 

¡No dudes en contactarnos!
En cercadosonline estamos para ayudarte y resolver tus dudas.

 

 

Carrito de compra
Scroll al inicio
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
¡Hola! ¿Necesitas ayuda?